solarcell

Corriente inteligente a través de la informática en la nube

¿De qué sirve un panel solar en el tejado cuando hace mal tiempo otra vez? Y cuando el sol vuelve a brillar con fuerza —por ejemplo, al mediodía—, no hay nadie que pueda consumir toda la corriente generada. Punto. Investigadores de la UT de Brunswick coinciden en que eso pronto dejará de ser así.

Entretanto, los dispositivos temporales de almacenamiento para el propio sistema de energía solar ya no son ninguna novedad pero, por desgracia, el dispositivo permanece la mayor parte del tiempo en el sótano, sin darle uso alguno. Al llegar a casa del trabajo por la noche es cuando se enciende el televisor, el lavavajillas cumple con su cometido tras la cena y las lámparas iluminan la casa. Todo ello significa que la corriente almacenada a lo largo del día se consume rápidamente. Lo estúpido es que cuando fuera anochece lentamente, ya no se genera corriente. La consecuencia: El acumulador permanece vacío la mayor parte de la tarde, toda la noche y gran parte de la mañana. Así es que, en realidad, todo ello no tiene mucho que ver con la acumulación inteligente de la energía.

Un proveedor alemán de energía quiere hacer algo al respecto y trabaja con la UT de Brunswick y otros socios en un proyecto para mejorar el aprovechamiento de la energía generada durante el día. Sus resultados: A través de la informática en la nube quieren interconectar nueve acumuladores domésticos y tres paquetes de baterías industriales. A partir de cada uno de los acumuladores interconectados se formará un acumulador global virtual. El sistema captará automáticamente las capacidades disponibles y se las ofrecerá a los proveedores. De ese modo, en breve al menos podría consumirse la corriente que no se hubiese utilizado durante el día y que un acumulador solo no pueda guardar.

Resulta muy interesante que la informática en la nube esté en condiciones de hacerlo. Hay que estar atentos por si el principio está pronto en condiciones de fabricarse en serie…